Devora la huerta de verano

Devora la huerta de verano

Con la llegada del verano, se agradecen comidas más ligeras y refrescantes. Por suerte, contamos con aliados extraordinarios: las frutas, verduras y hortalizas tan variadas que llenan nuestros mercados. Tienen en común su riqueza en agua, bajo aporte energético, vitaminas y fibra. Además, son fáciles de tomar y están a buen precio. ¡Déjate seducir por la huerta de verano!

MELOCOTÓN, SACIANTE

Fruta estival que destaca por su equilibrada combinación de fibra, minerales y vitaminas, en especial provitamina A. A ésta debe su efecto positivo sobre la piel, su papel protector contra el envejecimiento, las enfermedades coronarias y ciertos tipos de cáncer. También posee buenas dosis de vitamina C y vitamina E, que conforman un trío antioxidante. Esto, junto a su escaso aporte de grasas y su contenido en potasio y magnesio, lo convierten aliado de la salud cardiovascular. También aporta bastante fibra, ideal contra el estreñimiento. Por su riqueza en potasio, potencia la actividad del riñón, y ayuda a eliminar toxinas. Esta acción diurética, junto a su carencia de sodio y pobreza proteínica lo aconsejan en insuficiencia renal.

Aliado para adelgazar

Por su bajo aporte calórico (40 kcal/100 g) es ideal para incluir en dietas adelgazantes. Además, es una de las frutas con más capacidad saciante.

Cómo tomarlo

Lo mejor es tomarlo crudo, ya que se aprovecha mejor su contenido vitamínico y mineral. Y se aconseja pelarlo pues su piel aterciopelada puede provocar alergias cutáneas en personas sensibles. También se utiliza para preparar tartas, mermeladas, sorbetes, helados… Añadirlo a las ensaladas también resulta exquisito.

Prepara el Melocotón Melba

Este postre francés se prepara escalfando la fruta en un almíbar y sirviéndola con helado.

Cómo comprarlo

Han de estar enteros, sin golpes o zonas deterioradas, y con un aroma suave. Se pueden guardar en la nevera sólo si están ya maduros, y separados de otras frutas.

SANDÍA, REFRESCANTE

Su merecida fama de fruta refrescante se debe a que el 90% de su peso es agua. Por tanto, es ideal en verano para hidratarnos. 250 g de esta fruta equivalen a un gran vaso de agua. Tiene poquísimas calorías y poca fibra por lo que es de fácil digestión. Su aporte de provitamina A es el más significativo, así como de zinc, un mineral que necesitamos en muy pocas cantidades pero que resulta vital para numerosos procesos (metabolismo, próstata, cicatrización de heridas…). Es ideal en caso de sobrepeso, si bebemos poca agua, en digestiones difíciles y, por su bajo aporte graso, en caso de colesterol elevado o dolencias cardiovasculares.

Después del deporte…

La sandía es un buen reconstituyente natural tras el ejercicio, ya que tiene mucha agua, minerales y algo de sodio.

Cómo comprarla y tomarla

Lo ideal es comprarla entera. Está madura si no suena a hueco al golpearla con los nudillos. Al presionarla debe notarse bien compacta y crujiente. Las piezas más pesadas salen mejor. Se puede tomar sola, formando parte de vistosas macedonias de frutas, en ensaladas y en forma de zumos, smoothies o sorbetes.

Prepara un granizadocon media sandía triturada con el zumo de medio limón y una cucharada de azúcar. Congela en un bol dos horas, vuelve a triturar más lento con la batidora y congela una hora más.

¿Quieres leerlo completo?

 

Habilidades

Publicado el

29 noviembre, 2016

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *