Cada día llevamos a cabo pequeños gestos, hábitos… que, sin saberlo, nos roban energía. Los tenemos tan interiorizados, y son tan nuestros, que no nos damos cuenta y vamos pasando los días sintiéndonos, así, cansados… Toma nota y dales la vuelta. ¡Está en tu mano!

Por fin en casa. Bolso al suelo, y el móvil y las llaves a la primera mesilla que aparezca en el camino entre la puerta y el sofá. Los zapatos quedarán en el pasillo, cada uno en un lugar distinto, porque a lo largo del camino has hecho esos movimientos ‘imposibles’ con los pies para intentar deshacerte de ellos. Llegas al sofá, te dejas caer sobre los cojines y las mantas, y desfalleces.
Estar agotado después de un largo día en el trabajo es algo que es normal. Pero no solo las horas y los esfuerzos físicos y mentales producen cansancio, también podemos tener malos hábitos que estén haciendo que nos quedemos sin energía.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vivo/salud/20161111/411756512144/cinco-habitos-que-dejan-sin-energia.html